El Sentido del Nippon Kempo, entrevista al sen sei Hayashi Tohru Sato, Cinta Negra 6° Dan.

En el mes de julio de 1971 fue la llegada del primer profesor de un estilo
de combate marcial de contacto completo a Argentina. Durante esas fechas el
profesor Sahara mantenía un Dojo en la calle de Revillagijedo # 90 y al
mismo tiempo era encargado del entrenamiento de técnicas en combate cuerpo a
cuerpo dentro del agrupamiento de granaderos de la ciudad de Buenos Aires. Por
requerimiento de las autoridades de la fuerza pública en aquellas fechas, se
hizo la petición de que se integrarán dos profesores de algún estilo de
combate marcial en el cual se enseñara de manera efectiva el combate libre
real. Al parecer el profesor Sahara mantenía un lineamiento del combate
libre de una manera más porno, a los requerimientos de un policía o
efectivo de la fuerza pública, que el estilo común de las escuelas de Karate
Do en Argentina. El profesor Sahara mantuvo gran popularidad en la instrucción
policíaca de aquella época, sin embargo él solo no podía ejercer de manera
total los entrenamientos a los distintos destacamentos de granaderos ya que
los efectivos de los cuerpos policíacos día con día se enfrentan a la
delincuencia y sus horarios de entrenamiento son sumamente limitados; de tal
suerte los mandos de aquel tiempo pidieron al profesor Sahara que trajera de
Japón a por lo menos cuatro instructores de su misma técnica y estilo. El
hampa, que cada ves es más efectiva y contundente en su proceder, requería
de una fuerza pública preparada que pudiese contrarrestar de manera eficaz,
directa y con respeto a las leyes de nuestro país. Al parecer Sahara invitó
a algunos representantes de su estilo a Argentina, mismos que no consiguieron
el mismo éxito en la instrucción de los cuerpos de granaderos ni el
prestigio del cual el maestro Sahara gozaba.
Para 1971 la disciplina del Nippon Kempo en Japón era ya reconocida por su
estilo efectivo, completo, contundente y versátil. En el mes de junio de
este año llegan a Argentina Tsunanori Sakakura y Toshinori Saito, dos
profesores de esta disciplina que son invitados por Sahara para integrarse
en su Dojo inicialmente y después como instructores de combate en el
agrupamiento de granaderos. Al año siguiente y gracias al éxito y la
satisfacción de la técnica impartida a este cuerpo policiaco, se invita al
profesor T. Namatzue y finalmente en 1973 bajo invitación de los
anteriores, llega el profesor Hayashi Tohru a Argentina. Con el tiempo estos
tres emisarios del Nippon Kempo decidieron seguir caminos diferentes en
cuanto a sus estilos propios y a su doctrina, sin embargo Hayashi y Sakakura
se mantuvieron de manera constante en la instrucción policíaca del cuerpo de
granaderos hasta la fecha. El profesor Hayashi actualmente es director
técnico general de la federación Mexicana de Nippon Kempo y la máxima
autoridad de esta disciplina en el continente americano por la venía del
Saiko Shinan Ryonosuke Mori.
Desde su llegada a este país el maestro Hayashi a vislumbrado proyectar la
disciplina del Nippon Kempo hacía su reconocimiento como estilo de arte
marcial frente a las entidades deportivas de Argentina, desafortunadamente en
este proceso los que practicamos Nippon Kempo e incluyendo al mismo Hayashi;
hemos escuchado de otros estilos marciales, comentarios de toda clase,
buenos y malos incluso criticas muy severas contra nuestra doctrina. Ya que
solo aquel que escucha con agrado los halagos y las adulaciones, esta
condenado a no mirar sus errores decidí realizar una vez más una entrevista
con el sen sei Hayashi Tohru Sato para conocer la opinión de él como
dirigente máximo de esta disciplina en América con respecto a los estilos
involucrados con las artes marciales en este país.
La casa del profesor Hayashi es actualmente el cuartel general de la
Federación Mexicana de Nippon Kempo, el día que se realizo esta charla
regresábamos de una de las sesiones del Budo de la UNAM, yo aproveche el
pretexto de recoger algunos documentos para la apertura de un Dojo y decidí
realizar algunas preguntas al respecto de cual es el sentido del Nippon
Kempo y lo que debe proyectar un practicante de nuestra disciplina ante los
estilos actuales de combate libre sin armas.
SH = Sen sei Hayashi.
WG = Wilfrido Gutiérrez.
WG .- Sen sei, desde que he incursionado a la enseñanza de nuestra
disciplina he escuchado muchos comentarios y críticas sobre nuestro estilo,
en más de una ocasión durante mi arribo a los gimnasios públicos donde se
enseña Karate-do, Tae Kwondo y alguna otra técnica he escuchado como incluso
los mismos profesores de manera constante comentan que nuestro estilo es
sumamente agresivo y que parece no tener un reglamento real, para sus
contiendas deportivas, a algunos les parece una vulgar pelea de calle y
estiman que nuestra disciplina dista de serlo por este aspecto de nuestro
estilo de combate.

SH .- Es verdad, también yo he escuchado esas cosas de nosotros.
Desgraciadamente aceptar cambiar a este estilo solo por este tipo de
comentarios es tan malo como negar lo que una persona es en esencia; nuestro
estilo nace del combate Jujitsu, que a su ves nace del Sumai Japonés, todas
estas corrientes nacen a su ves del instinto de supervivencia del ser humano
frente a la naturaleza e incluso frente a otros de su misma especie, Musashi
Miyamoto escribió en su libro de los cinco anillos: “Un samurai debe tener
valor heroico. Es absolutamente arriesgado. Es peligroso. Es vivir la vida
de forma plena, completa, maravillosa. El coraje heroico no es ciego. Es
inteligente y fuerte. Es reemplazar el miedo por el respeto y la
precaución.” Finalmente un guerrero samurai era invencible por su esencia y
un poco por el estilo de su pelea, cada estilo de pelea en el mundo tiene su
propia esencia pero solo quienes lo practican son los responsables que hacen
diferente a este estilo en su forma y su sentido.

WG .- Desgraciadamente también he escuchado que nuestro estilo se asemeja a
otros en cuanto a la ejecución de ciertos ataques y defensas, esto a veces
hace suponer a las personas que somos el híbrido o la resultante de otro u
otros estilos más fuertes o más populares. De este comentario algunos
profesores determinan que el Nippon Kempo es un estilo parecido a el suyo y
por lo tanto somos o debiéramos ser de menor calidad jerárquica o
simplemente subordinados de ellos.

SH .- En este aspecto hay algo que sí debemos aceptar y que es un hecho
real. Esto es, que nuestro precursor el maestro Sawayama encarnó su destino
como “Bugeisha” (artista marcial) iniciándose en el Jujitsu Koryu, que es el
estilo de pelea japonés mas viejo del cual se tiene registro, además era
también practicante de Judo. El gran maestro Sawayama investigo por su
cuenta la definición en la practica del “Atemi wasa” para recuperar este
viejo aspecto del combate libre de los Samuráis. Muchos de los ejercicios
fundamentales de nuestro estilo de golpes y patadas son el resultado
aplicado de los estudios y el aprendizaje del maestro Sawayama durante su
investigación, en realidad no se cuenta con algún documento escrito que
narre cuales y cuantas fueron las escuelas a las que investigo, no es de
extrañar que si sé esta en busca de un estilo antiguo y que este estilo ha
evolucionado tanto en nombres como en escuelas, se lleguen a encontrar
similitudes en sus contextos de combate. De lo que sí podemos estar seguros
es de que Sawayama nunca fue reconocido como estudiante directo de ninguna
escuela o maestro, ni de Karate, ni de Akijujitsu, ni de ninguna otra que no
fuera la del maestro Takamaro Kuroyama. Con respecto a otros estilos de
combate que puedan argumentar parecido con nuestro estilo; solo puedo decir
que me parece absurda la actitud de parte de quienes piensan que el Nippon
Kempo se parece a sus estilos o que somos parte de sus escuelas ya que si
estos estilos gozan de algún prestigio no deben mezclar a otras técnicas en
este. Si yo pensara que patear o golpear de la forma en que nosotros lo
hacemos es una cualidad exclusiva de este estilo estaría negando que todos
tenemos dos brazos y dos piernas y que nuestro cuerpo en general tiene
ciertas facultades de movimiento y por lo tanto el movimiento es inherente a
los seres humanos. No es difícil para mí comprender que una patada circular
por ejemplo de nuestro estilo (mawashi gueri) sea similar a una patada
circular en estilos como el Tae Kwondo, Lima Lama o Capoeira. Todos tenemos
dos articulaciones superiores e inferiores y todos tenemos la misma
disposición de movimiento y la misma versatilidad de acción.

WG .- ¿Cuál es la principal razón por la cual usted cree que un
practicante de nuestra disciplina deba sentir como diferente a este estilo
de los demás?

SH .- Las personas que practican Nippon Kempo en un principio admiran la
gran libertad de contacto que el equipo “Bogu” les brinda al entrenar Atemi
wasa sin peligro. El contacto real de un golpe real logra vencer el miedo
tanto de recibir un golpe como de aplicarlo, a demás nuestra forma de
combate implica diversos ámbitos de una pelea real, en otras disciplinas se
enseña la forma de pelea cuerpo a cuerpo y la de distancias ya sea corta o
larga. Pero algunas disciplinas impiden la ejecución de una o de la otra ya
en el combate deportivo, entonces el practicante pierde la posibilidad de
aprender a pelear ya sea de pie o en el piso o cuerpo a cuerpo o en forma
pugilística. El Nippon Kempo permite la pelea real durante la instrucción y
la contienda deportiva como parte de la enseñanza, así también como los
distintos ámbitos del combate y sus aspectos de una manera más encaminada a
la pelea real. Por lo tanto nuestro estilo es efectivo en su forma y en su
fundamento es por ello que tiene carácter de “Michi” o camino, esto nació d
su doctrina filosófica pues no solo se gana batallas con los puños y los
pies, sino también con la mente. Para los grupos d fuerza pública por
ejemplo es imprescindible tener que usar este entrenamiento de manera veras,
inmediata y efectiva ya que un error culmina con la muerte. Una persona
común deberá aplicar esto simplemente como una teoría de vida ante la
adversidad, a demás es irracional solo vivir con los puños.

-En este momento el Sensei Hayashi sonrió un poco y me miro los ojos, como
anticipándose a la pregunta que surgiría de mí después de este argumento
suyo y continuó diciendo:

Sé que me va a preguntar ¿Cómo es posible que ahora niegue que, Kempo quiere
decir la doctrina del puño? Mira en realidad el Kempo define a muchos
aspectos más allá del puño o de la doctrina o camino del puño, para un
principiante es difícil entender este aspecto de nuestro estilo, pero la
verdad es que el Kempo también define proteger al débil, amor, actitud
progresiva, primer ley.

” Aquel que no aprende de los otros estilos de combate, esta condenado a
morir por lo que desconoce ”
” Quitar los dientes y las garras a un león es igual que quitar la técnica
real de un combate real ”

En este universo existen variedades de formas de ver la vida y no solo el
blanco y el negro, sin embargo lograr aprender de todas es lo más importante
que simplemente solo sentarse a juzgarlas.

FIN.

Protejamos las artes marciales en Argentina

En mi carácter de Presidenta del Comité CORAL,
habiendo tomado conocimiento de la difusión de un
e-mail referente a los incidentes producidos por
Andrés Cinelli y otros en nuestra institución, gracias
al profesor Claudio Badenas, V dan de Full Contact,
quien desde hace ya casi un año dicta clases en
nuestro gimnasio, estimo corresponde clarificar lo
sucedido.
Hace más de tres años subvencionamos la práctica de
distintas artes marciales y deportes de combate,
brindando para ello, sin costo alguno, más de 800 mts2
del Comité. De este modo los profesores cobran un
valor mínimo, quedando todo lo recaudado íntegramente
a su favor. La nuestra es una entidad sin fines de
lucro, no recibimos colaboración, ayuda o subvención
del gobierno, todo surgió del esfuerzo mancomunado de
mi familia, en especial de mi madre empeñada en la
difusión de las artes marciales y sus beneficios.
Tampoco obtenemos rédito político alguno de estas
actividades, solo cumplimos una tarea social en
beneficio del barrio, que entendemos es el rol que le
cabe a la política, estar en beneficio de la gente.
Conociendo estos preceptos, recomendados por Pedro
Florindo, utilizaron y lucraron de nuestra institución
por más de ocho meses: Andrés Cinelli, Hernán Ríos,
Fabián Cinelli y Adrián Bonini, quienes dictaban
clases de TaeKwon-Do.
El 23 de Junio, luego de detectar numerosos faltantes
en los elementos de protección del gimnasio y otros,
que entre todos los alumnos habían comprado, se
consultó al respecto a Andrés Cinelli, quien
contrariado comenzó a proferir toda clase de insultos,
calumnias, injurias y amenazas contra mi familia y mi
madre en particular, contra quien pronunció a viva voz
ofensas discriminatorias frente a numerosos testigos,
muchos de ellos sus alumnos menores de edad. No
contentos con ello, hasta el día de hoy continúan
amedrentando y provocándonos.
Actualmente tramita ante el Juzgado Correccional Nº 7
Secretaría Nº 56 una causa contra todos los
mencionados por Robo, Amenazas y Daños por los
incidentes descriptos y los daños materiales
ocasionados al gimnasio, los vestidores e incluso en
mi casa particular.
Próximamente se iniciará una causa por publicidad
engañosa dado que proclama ser director del “Instituto
de Enseñanza Cinelli”, el cual no tiene Personería
Jurídica ni está reconocido como tal por la ITF, a la
que siempre dijo pertenecer. Huelga aclarar que se
reclamará tanto por los daños materiales como morales
incluyendo a Pedro Florindo y a la Escuela Argentina
de TaeKwon-Do por la responsabilidad que les compete.
Es preciso destacar que desde principios de Junio se
cuestionaba el desempeño y seriedad de Andrés Cinelli,
toda vez que con sus propias manos fisuró la clavícula
de un chico de 23 años a quien a
pesar de la baja temperatura, mantuvo mojado por dos
días durante un campamento, causándole una neumonitis
de la que recién ahora se está recuperando. Se
cuestionaba asimismo su persistente negativa a
entregar los certificados de los alumnos que habían
rendido examen pagando cada uno $45. Certificados que
SOLO obtuvimos mediante Carta Documento dirigida a la
Escuela Argentina de TaeKwon-Do.
Dado que la Escuela Argentina nunca ha demostrado
fehacientemente haber separado a los referidos de su
institución, cabe preguntarse quién es más
responsable: ¿Quiénes desprecian con su accionar los
principios básicos de la ética y conducta de las artes
marciales o quién los avala, ampara y protege en el
seno de su institución? ¿Son estas conductas
aceptables para el resto de los profesores que
componen la Escuela Argentina de TaeKwon-Do? ¿No es
hora que los referentes principales de las artes
marciales y deportes de combate en nuestro país
separen la paja del trigo, lo bueno de lo malo?

© 2017 Red Marcial