Logo Red Marcial
 
Twitter You Tube
Ultimatum
jueves 12 de junio de 2008 INFORMES

Defensa Personal Militar - Segunda Parte

Los Conceptos por sobre las Técnicas


1. Introducción


Mucho se sigue hablando de la Defensa Personal Militar (DPM) en ámbitos de las artes marciales y ello obedece a la triste realidad de la violencia creciente que nos acosa. Es el clásico principio universal de acción-reacción; es decir, ante una violencia mayor el individuo necesita de un sistema de defensa proporcional al tipo de agresión recibida. Por ello reaparece un sistema de defensa que se encontraba casi olvidado.


Los militares, grupo social del cual formo parte activa, estábamos confiados en el poder de nuestras armas, la clásica frase "desde que se inventó la pólvora se acabaron los machos", es cierta; los militares ya no portamos armas, están en los cuarteles y ahora cualquier "fierita" tiene una y puede utilizarla con éxito. Por ello estamos obligados a volver a la lucha de mano vacía y lamentablemente muchas personas que no son militares muestran interés por aprender la DPM y digo lamentablemente porque ello marca que la violencia en las calles crece.


La DPM no es vistosa, no da trofeos (gracias a Dios), se entrena para no usarla, sus técnicas son muy cortas y básicas, no es compleja, los viejos Maestros la saben y no la enseñan - por temor a que caiga en manos inadecuadas -, es vertiginosa y terminal y por sobre todas las cosas es el Verdadero Origen de Todas las Artes Marciales.


2. Los conceptos


Póngase en situación. Usted es un soldado y está en combate. Está vestido como describí en la 1ra Parte. Si Usted ataca o es atacado casi no importa porque todo es fulminante, no hay técnicas de apertura de guardia, no hay fintas, ni reglamentos, una fracción de segundo y ya todo terminó. Aquí es su vida contra la de otro ¡otro igual a Usted!, es decir tan equipado, entrenado, furioso y aterrado como usted.


Ahora póngale sabrosos condimentos a esa situación. Primero el lugar: un buen tatami o ring compuesto por campo abierto en terreno desigual, o prefiere el agua (arriba o debajo) o la montaña o escombros o nieve.


Después Usted: Pregúntele a quien estuvo bajo fuego: un policía amigo, su vecino militar, su pariente guardia cárcel o un gendarme conocido: ¿qué es la visión en túnel?, ¿es cierto que no podes hablar?, ¿qué es la visión roja?, ¿qué es la sordera por tensión?, ¿qué pasa con tus esfínteres? Algo le van a decir. Por ahora les digo que un balazo me dijeron que quema, y yo sé que una herida punzante arde y que un gran tajo es parecido a cuando uno toca la electricidad.


Estudiemos al oponente. Olvidemos definitivamente -para la DPM- ese viejo dibujo de un ser humano (más parecido a los extraterrestres encontrados en la nave del Caso Roswell) al cual llenaban de puntos y líneas que nos aseguraban que un golpe allí ponía fuera de combate a un hombre. ¡Mentiras! Si golpeamos allí solamente pondremos fuera de combate a la hoja donde se hizo el dibujo, ¿acaso nuestro soldado enemigo se va a quedar quietito y sumiso como el dibujo? y, ¿Usted cree que Chuck Norris, Joe Lewis o Bill Wallace hubieran pasado tantas horas de gimnasio si esos puntos fueran de tan fácil acceso?


O se va a quedar inmóvil como los oponentes que vemos en los festivales de artes marciales donde un alumno lanza un simple golpe y el maestro hace piruetas y acrobacias en aquel que solícitamente se presta para tal payasada bajo el tácito juramento de no hacer nada con el resto de sus extremidades. (no le vamos a hacer pasar vergüenza al Maestro, si está vendiendo un arte que más que arte es una baratija).


Nuestro oponente le va a ir cerrando puertas a sus técnicas así: tiene la cabeza cubierta con un casco de acero de bordes filosos o de kevlar muy liviano y duro, tiene varias capas de ropa de tejido duro y resistente, tiene los bolsillos llenos, tiene correajes, bandoleras y cinturones para sostener porta cargadores, pistolera y quién sabe qué otro atalaje, lleva una radio, linterna y atrás tiene una caramañola, un tahalí con sable bayoneta, una bolsa de completamiento y puede tener una pequeña mochila o su radio; todo ello hace de pequeños escudos que interfieren las trayectoria de nuestros golpes. Los ejércitos más desarrollados incluyen chalecos anti-fragmentación con cuello y hombreras o un hermoso juego de rodilleras y coderas para proteger esas zonas débiles. ¿Qué me queda? es la pregunta del millón. Le contesto: algunas pocas articulaciones, algún ojo, algún dedo o entrepierna.


Habiendo estudiado al contrincante, el lugar y los objetivos de cada uno, podemos afirmar que la DPM se rige por dos conceptos fundamentales y complementarios: HAGA SÓLO LO EFECTIVO y NO DÉ POSIBILIDADES DE REACCIÓN.


3. Las Técnicas


Seamos claros, en la DPM importan todas las técnicas y todos los golpes efectivos, si me atacan con una mano vacía estoy seguro que la segunda mano viene como un rayo armada con punta y filo o ya está cargando la pistola que acaba de desenfundar. En la DPM no hay reglas. Una patada girada con salto es un poco inadecuada para tal situación, prefiero las frontales y alguna lateral baja. Las técnicas no convencionales y las prohibidas en torneos - para ser más claros - son las más indicadas. Por ejemplo: Siempre recomiendo en mis clases el morder con furia, la mordedura humana es tan peligrosa como la de muchos animales ya que tenemos en nuestra dentadura bacterias que provocan grandes infecciones en lugares difícilmente accesibles para su desinfección por el tipo de orificios que provocan nuestros dientes (una punzadura vertical al principio y un corte horizontal al final); además es el mejor método para desarmar al enemigo.


Aquí tampoco hay categorías o pesos por ello le recomiendo entrenar mucho, se puede topar con una montaña de músculos.


Ante ésta situación recuerde comenzar por usar armas, si todavía no pudo terminar a su oponente entonces recuerde lo siguiente: Si usted enfrenta fuerza contra fuerza va a ganar el más fuerte siempre, pero si enfrenta fuerza contra técnica, la técnica jamás perderá. Tampoco afirmo que gane, pero de seguro el técnico sobrevivirá escapando del fuerte.


Si Usted estuvo atento a los conceptos, las técnicas surgirán por sí mismas, ya que ellas estuvieron siempre ahí.


Sí, lo que ocurrió es que la faz deportiva y la comercial dieron muchos más dividendos que la marcial pura y la olvidaron u ocultaron.


Investigue usted en libros y vea cómo se equipaban los Samurai del Castillo de Shuri, los Soldados de la Ciudad Prohibida o los Caballeros Hwarang; de allí deduzca sus métodos de lucha, las técnicas y los blancos más probables, vea cómo se preparaban para la guerra y cómo podría ser un combate real. Observe las armas y el equipo de los ninjas, el servicio de inteligencia más refinado del Oriente y pregunte a algún maestro viejo de ninpo dónde dirigían sus golpes, cortes, torceduras o pinchazos con y sin armas.



4. Conclusiones


Ésta segunda parte se tituló Los conceptos por sobre las Técnicas por la necesidad de darle un marco de máximo realismo al combate de la DPM para entender los conceptos manejados y de ése modo acotar y definir cuáles son las técnicas válidas para éste tipo de combate.

Los practicantes del Matsumura Seito tenemos la inmensa ventaja de aprender a luchar en espacios reducidos; la grulla se para apenas sobre una roca y a veces lo hace sobre un pie.. Las guardias cortas nos dan gran velocidad de reacción, las técnicas desarrolladas en posturas unipodales (Iaigoshi Dachi) nos brindan gran equilibrio, el uso de la cadera en todas las técnicas transmite gran potencia a las extremidades y desplazamientos. Por ello podemos desarrollar con total éxito las técnicas de una variante de la Defensa Personal Policial que es la Defensa Personal en Espacios Reducidos de profusa aplicación en ámbitos penitenciarios.


Históricamente tenemos antecedentes de la Defensa Personal Militar. Repasemos un poco nuestra Genealogía Marcial y veremos el Agregado Milirtar Chino Kushanku le enseñó a Satunuke Sakugawa, éste a su vez le enseñó a Sokon "Bushi" Matsumura quien fue guardaespaldas del Emperador y entrenó a su Guardia Personal, Hanshi Fusei Kise entrena al USMC (Infantería de Marina Estadounidense) y a la Policía Militar de la USAF (Fuerza Aérea Estadounidense), Kyoshi Jöcker pasó la mayor parte de su carrera prestando servicios en Tropas Especiales siendo Director de la Escuela de Buzos Tácticos del Ejército Argentino, Shihan Di Giullio entrena a toda la Policía de Salta (Oficiales, Suboficiales y Agentes) y Sempai Flores Allende a los Aspirantes a Suboficiales del Ejército Argentino.


La Escuela Brinkmann ofrece la DPM como una opción más, tenemos el conocimiento, la experiencia, los docentes y los medios y esperamos no usarla jamás.


Gakusha Eduardo Flores Allende
San Dan Kenshinkan
Mayor de Ingenieros del Ejército Argentino

Notas relacionadas



Tucuman 26/04/2014
Anuncios
 

Copyright Red Marcial Team - Todos los Derechos Reservados - Red Marcial es una marca registrada
2.K.9 Challenger es una idea original de Carlos Suarez. Registro de la propiedad intelectual Nro: 709791
Prohibida su reproduccion parcial o total, 2.K.9 es una marca registrada.

Desarrollo por Redmarcial Team